Parasitosis intestinal

Parasitosis intestinal en niños

15 abril 2009

En general, los parásitos se adquieren por la ingesta de alimentos o agua contaminados por heces de un individuo parasitado. También pueden adquirirse como consecuencia de malos hábitos higiénicos.

Algunos síntomas que pueden implicar la presencia de una Parasitosis intestinal son: dolor de cabeza, dolor intestinal, náuseas, vómitos, pérdida o disminución del apetito, los que pueden estar también asociados con mal humor y desgano.

Tratamiento de la Parasitosis intestinal:

La Parasitosis intestinal debe ser diagnosticada por el médico, quien realiza un examen clínico completo y aconsejará un estudio de laboratorio, el copro parasitario, donde las materias fecales del niño son examinadas para confirmar la presencia de parásitos y el tipo de parásito que tiene.

Dentro de los parásitos que pueden afectar al niño están: las amibas, que se alojan en el intestino grueso e invaden la mucosa intestinal lesionando sus capas internas, y pueden perforar el intestino del niño. La giardia es un protozoario que se localiza en el comienzo del intestino delgado pegándose a la mucosa sin perforarla. Los helmintos o lombrices intestinales se localizan en el intestino delgado, pudiendo alcanzar un largo de 30-40cm, provocan dolor, abdominal, náuseas, dolor de cabeza y pérdida del apetito.

Los parásitos luego de identificados pueden combatirse con medicinas que provocan pocas molestias y pueden tomarse en una dosis única, actuando sobre un espectro de parásitos. Estos medicamentos tienen bajo costo.

Luego de que el niño tomó la medicación, deben repetirse los análisis de laboratorio, para comprobar que los parásitos ya no están presentes.

Para evitar el contagio es imprescindible que el niño deje de concurrir al centro educativo hasta que el médico lo autorice. Deben realizarse análisis a todos los compañeros de clase o los que utilicen los mismos baños que el pequeño. Las autoridades del centro de estudios deberán desinfectar los servicios higiénicos, para evitar la propagación de los huevecillos de los parásitos.

En el hogar, los padres deberán extremar las medidas higiénicas, limitar el contacto del niño enfermo con sus hermanos y asegurarse que no compartan utensilios de cocina con el enfermo. También deberán vigilar que los hermanos se laven las manos luego de estar en contacto con el niño enfermo.

Hay (1) comentarios:

  1. miguel rosales collantes

    19 de noviembre de 2012

    Buenos dias esta bien la informacion pero si se pudiera me prodian mandar mas informacion sobre este tema a mi correo

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen