desarrollo infantil

Etapas del desarrollo infantil

22 junio 2009

etapas-del-desarrollo-infantil

Los tres primeros años de vida del ser humano, son fundamentales para su desarrollo físico y mental. El desarrollo infantil atraviesa distintas etapas, las que tienen sus propios tiempos y exigencias.

Durante los cinco primeros años, el niño es más dependiente de los padres, es la etapa de los descubrimientos, donde se forma su personalidad y tendencias.
Cada bebé tiene sus tiempos de maduración, y cruzará las diferentes etapas de su desarrollo de manera diferente, dependiendo de los estímulos y educación que reciba.

Las distintas etapas del desarrollo infantil:

Desde el nacimiento, el bebé comienza el desarrollo de sus habilidades, hasta convertirse en un ser independiente y maduro. Este proceso llevará toda su vida, pero los cambios en los primeros tiempos, son asombrosos

Como no todos los bebés son iguales en su crecimiento, no es obligatorio que el bebé cumpla con todos los patrones de desarrollo infantil. Algunos bebés requieren más tiempo para lograr las nuevas etapas, sin que esto implique un retraso en su desarrollo, o un menor coeficiente intelectual.

En el caso de bebés prematuros, su desarrollo debe medirse según la edad evolutiva y no según la edad cronológica

La carencia de estímulos sensoriales, afectivos, físicos y ambientales, puede producir retrasos en el desarrollo infantil, que podrían resultar irreversibles. Tanto es así, que el pronóstico de los niños con enfermedades que afectan el desarrollo psicomotor, mejora con la aplicación precoz de estimulación sensorial y motora.

En caso de un retraso en el desarrollo, se buscan las causas y se indican ejercicios y actividades de estimulación para potenciar sus capacidades.

Sin embargo, no hay pruebas de que los niños normales obtengan beneficios de la estimulación especial. También está comprobado que el exceso de estimulación puede resultar contraproducente, ya que puede aturdir al bebé, limitando su propia iniciativa.

La estimulación técnica no debe superar a la afectiva, pues la segunda es más importante para el desarrollo infantil, que el fortalecimiento de cualquier actividad motora.

Para un bebé sin trastornos, la estimulación corriente es suficiente, hablarle, abrazarlo, cantarle, tocarlo, moverlo, jugar, reír, son acciones estimulantes naturales del bebé, con valor de comunicación afectiva.

La estimulación debe estar siempre orientada a las funciones para las cuales está capacitado el bebé de acuerdo a su maduración del sistema nervioso, o motriz.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen